El Feng-Shui en el Baño

martes, 01 septiembre 2015

El Feng-Shui en el Baño

El cuarto de baño no es sólo un lugar de purificación, también es un lugar de relajación. Sin embargo, ocurre que muchas veces no se le da al baño la importancia que se merece. Esto también tiene que ver con el hecho de que por lo general no se pasa mucho tiempo en él. Sobre todo en el cuarto de baño, es importante para que el Chi fluya y que cree una atmósfera de confort.

Una habitación privada de bienestar

Para asegurarse de que su cuarto de baño sea lo más reconfortante posible, se debería considerar un primer principio: el baño deber ser una habitación separada con su propia puerta. Además, el baño debería tener una ventana para que entre suficiente luz y para garantizar una ventilación adecuada. Si esto no fuera posible, lámparas y un sistema de ventilación adecuado pueden ayudar. Si se dispone de bañera, ésta debe estar situada de manera que el frente mire hacia la puerta. Es decir, siempre que te metas en ella, deberías tener la puerta siempre a la vista. Con el fin de aumentar el potencial energético de la habitación, y para garantizar aire de mejor calidad y una mayor comodidad, las plantas verdes son una idea muy buena.

Espacio suficiente y práctico  

En un baño se tienen muchos accesorios y productos: desde toallas, a productos para el cuidado personal y cosméticos. Por ello, es importante tener el suficiente espacio de almacenamiento. Se recomienda almacenas los productos en armarios o cómodas con sus propias puertas o cajones. De esta manera, cuando se cierran se vuelve a encontrar la paz y el orden. Es importante que los productos se alcancen con mangos o pomos, de lo contrario no sería muy práctico. Asimismo, recuerda el principio minimalista. Demasiados cajas etc. estropean el efecto espacial. Es importante encontrar un término medio.

Crear armonía con los colores y accesorios adecuados 

Un color excelente para un cuarto de baño es de color verde. Esto anima el espacio e irradia armonía y frescura. Un color que se debería evitar es el rojo. Este color se asocia con el fuego y por lo tanto no es coherente con el elemento agua.
Los aromas y las velas crean, además, un ambiente relajante. En la medida de lo posible se deberían evitar los bordes y las esquinas afiladas, para que no interfirieran en el flujo del Chi.

Establecer un contrapeso al elemento del agua

Las zonas húmedas no son muy favorables con el principio del Feng Shui. Los desagües proporcionan aberturas, a través de las cuales fluye el Chi. Corrientes de agua son un portador del Chi y de la energía. Con lo cual, los desagües evitan que esta energía y el Chi se queden en la habitación. Para compensarlo, se pueden utilizar tonos naturales. El color crema, arena y beige proporcionan la estabilización de la energía. Además, ayuda si la puerta y la tapa del inodoro están siempre cerrados.