El jarrón perfecto

lunes, 14 septiembre 2015

El jarrón perfecto

Los jarrones y floreros son mucho más que un contenedor para el almacenamiento de flores. Son elementos decorativos en sí mismos con los que podemos contribuir a dar un toque especial o una atmósfera de bienestar en una estancia. Siempre puedes encontrar el jarrón más adecuado para tus gustos, ya que los hay en todas las formas y colores.

Los floreros existen en muchas variantes diferentes. Se diferencian en el tamaño, forma, color y material. Hay grandes, pequeños, estrechos, barrigones, redondos, anchos, cuadrados, de color liso, con o sin patrón. Pueden ser de cerámica, vidrio, diversos metales, madera o piedra y puede ser grabado, siempre con tallas u otros adornos.

Si quieres estar preparado para cualquier ocasión te aconsejamos que tengas jarrones en diferentes tamaños, estilos y colores.

Debido a su variedad, no existe estancia en la que no quede bien un jarrón. A veces, basta sólo con este elemento. Otros jarrones necesitan flores para poder considerarse decorativos. Dependiendo de la estación del año podemos utilizar distintos elementos decorativos, desde flores a ramas u otros elementos. Tan sólo tu imaginación y creatividad puede poner los límites.

Si lo que quieres es poner flores frescas, lo importante es la presentación correcta.

No todos los jarrones son adecuados para todos los tipos de flores. Hay que tener en cuenta qué tipo de flores o de ramo se quiere poner para elegir el jarrón adecuado. A continuación te presentamos algunas sugerencias:

Jarrones altos y esbeltos

Suelen ser muy sencillos y de aspecto elegante. Ideales para una única flor y preferentemente con tallo largo. El jarrón suele pasar a un segundo plano y lo que se resalta es la flor. De este modo se consigue un conjunto armonioso.

Floreros con forma de gota

Los que son más bien altos y estrechos son más apropiados para una flor. Los pequeños y abombados son adecuados para flores pequeñas.  

Jarrones esféricos

Los jarrones redondos es mejor usarlos para adornar con flores grandes y exhuberantes. La forma esférica del jarrón con este tipo de flores refuerza el efecto óptico.

Floreros rectangulares y cuadrados

En este caso es más recomendable poner flores pequeñas. La forma redonda de las flores contrasta entonces con la forma del florero.

Jarrones grandes de suelo

Los jarrones de este tipo están reservados para las flores de gran tamaño. Se recomienda en este caso utilizar un ramo de un único tipo de flor, porque normalmente en este caso el jarrón destaca más sobre las flores.

De todas maneras como hemos dicho anteriormente, algunos tipos de jarrón no necesitan de flores y son ya elementos decorativos por sí mismos. Si deseas decorar de este modo entonces te recomendamos que los jarrones no difieran entre ellos en color y forma.